¡Adiós al banco de leche! Pero… ¿cómo se acaba tan rápido?

Has pasado meses, preparando la vuelta al trabajo, extrayendo leche y guardándola cuidadosamente, ordenadas con su fecha, con la cantidad apuntada… preparado con todo el cariño y mimo del mundo, para tu bebé.

Pero a veces, cuando ya estamos echando mano del banco de leche, nos damos cuenta de que no había tanto como pensábamos y las reservas se están acabando más rápido de lo que estábamos pensando… ¡Ay madre!

¿Puedo hacer algo para que me dure más lo que tengo?

  • Si las bolsas o recipientes que has ido congelando tienen una cantidad elevada de leche, fracciona la cantidad para varias tomas, de manera que deseches la menor cantidad posible. La leche descongelada en nevera dura 24 horas.

  • Si tu bebé ya ha iniciado la alimentación complementaria, puedes aprovechar para que se le ofrezca más alimentos en tu ausencia, y cuando llegues tú, recupere más tomas de lactancia. No hay una regla escrita, sobre la hora a la que tiene que comer cada alimento un bebé (es más bien, algo que nos han marcado culturalmente, olvídate de la verdura para comer, la fruta para merendar…)

¿Podemos hacer algo para ir renovando ese banco?

  • Si es posible extrae alguna toma en el trabajo, si puede ser sobre la misma hora, mejor todavía (esto hace que tu cuerpo regule la producción acostumbrándose a esa “toma”). Así sabes, que cada día, a pesar de tu ausencia en las horas de trabajo, tienes una toma asegurada, para congelar o directamente para que la consuma al día siguiente.

  • Si tienes reflejo de eyección, (mientras tu bebé mama de un pecho, te sale leche del otro pecho) puedes usar recolectores, para recoger esa leche, sin el “esfuerzo” de usar un extractor.

  • Incluso, cuando tu bebé tome de un pecho, puedes extraerte con el sacaleches del otro pecho, aprovechando de nuevo el reflejo de eyección y la cascada hormonal, que produce la succión de tu bebé.

  • Aprovecha también, el tiempo del fin de semana o días libres, para seguir con la recolección.

A veces, la logística que implica continuar con la lactancia, cuando la madre tiene que ir a trabajar, puede parecer muy complicada, pero afortunadamente, ahora tenemos muchos productos disponibles para facilitarnos el continuar con la lactancia, a pesar del trabajo. Haakaa pone a nuestra disposición sus recolectores, el básico y el Ladybug, disponible en dos tamaños, que se adaptan perfectamente al pecho, para que no se desperdicie ni una gota de leche. Además, de las bolsas para conservación de leche materna reutilizables, que para mí han sido, todo un descubrimiento.

Marta Espartosa

Enfermera pediátrica

También puedes leer:

10% de descuento en tu primera compra. Haakaa. Consigue tu descuento

Abrir chat
Haakaa responde
¡Hola! ¿Dinos cómo podemos ayudarte desde Haakaa?