Ibuprofeno o paracetamol: ¿para qué es cada uno y cuando hay que ofrecerlos?

Las personas adultas lo tenemos muy claro. Si tienes dolor e inflamación, un ibuprofeno. Si sientes dolor y tienes unas décimas de fiebre, un paracetamol. Sin embargo, con los niños, la cosa cambia. Nos hacemos un verdadero lío sobre qué hay que dar y cuándo hacerlo. Lo mejor; acudir al pediatra y que sea él quién dé las indicaciones. Pero, aun así, te explicaremos para qué se utilizan y en qué situaciones utilizar ibuprofeno o paracetamol.

Diferencia entre ibuprofeno y paracetamol

Lo primero que hay que entender con claridad es la diferencia entre ibuprofeno y paracetamol. Aunque se mencionó algo en la introducción, ambos sirven para combatir el dolor. Sus propiedades pueden calmar algunos dolores, por lo que los dos pueden resultar eficaces en este aspecto. Sin embargo, ¿qué tomar para el dolor de garganta o para la salida de los dientes en el caso de los pequeños? Todo dependerá de los síntomas.

El ibuprofeno tiene la característica de actuar más rápido ante el dolor. Por este motivo, siempre que no haya fiebre, lo más efectivo será darle un medicamento con este principio activo. Además, a diferencia del paracetamol, tiene propiedades antiinflamatorias. Por lo tanto, es el más indicado para aliviar la hinchazón.

Cuando el dolor está acompañado de unas décimas de fiebre, lo más apropiado es el paracetamol, ya que es antipirético. Reducirá el dolor un poco más tarde que el ibuprofeno, pero también será efectivo y ayudará a regular la temperatura.

¿Se puede mezclar ibuprofeno y paracetamol? Se pueden combinar, pero no mezclar. Por ejemplo, cuando hay inflamación y fiebre, algo muy común al salir los dientes, se puede dar una toma de paracetamol y otra de ibuprofeno, dejando que pasen cuatro horas entre una y otra.

¿Qué cantidad de paracetamol o ibuprofeno es la adecuada?

Es imprescindible acudir al médico antes de darle por primera vez un medicamento como ibuprofeno o paracetamol a tu bebé. Él te dirá qué debes darle, qué cantidad y por cuanto tiempo. Los bebés toman un tipo de medicamento muy diferente al de un adulto, tanto por la composición como por la cantidad de principio activo que posee. El infantil es generalmente líquido y se administra con una jeringuilla por vía oral.

Una vez aprendes cómo funciona y en qué circunstancias dar cada uno, debes ir adaptando la cantidad al peso y la edad del bebé o del niño. En el prospecto tienes una tabla en la que se especifica. Hay que consultarla siempre, ya que cada marca utiliza unas concentraciones diferentes.

Por último, recuerda que el Ibuprofeno o el paracetamol son medicamentos, no hay que abusar de ellos. Si se exceden las cantidades o la frecuencia, se pueden producir daños hepáticos, entre otros. Lo más recomendable es que los bebés se calmen tomando el pecho. La leche materna contiene principios naturales que actúan como analgésicos y también como antiinflamatorios, calmando el dolor y bajando la hinchazón. Además, sienten el cariño y la protección de sus mamás, lo que les tranquiliza. Por eso en Haakaa siempre la recomendaremos como la primera opción para aliviar molestias.

También puedes leer:

Banner extractor de leche haakaa
Abrir chat
Haakaa responde
¡Hola! ¿Dinos cómo podemos ayudarte desde Haakaa?