La importancia de la lactancia materna a demanda en verano

Cuando llega el calor, solo te apetece beber. Da igual lo que sea, agua, zumos, un refresco o cualquier otra bebida. Por eso, seguro que piensas que tu bebé necesita justo lo mismo y es cierto. Sin embargo, en la mayoría de los casos no necesita agua. En las siguientes líneas te invitamos a descubrir la importancia de la lactancia materna a demanda en verano. 

¿Por qué es tan importante la lactancia materna a demanda en verano?

Es importante mantener la lactancia materna a demanda en verano, incluso más que el resto del año. Debes tener en cuenta que el metabolismo de tu bebé es más rápido que el de un adulto, por eso, en esta época del año existe un gran riesgo de que se deshidrate.

Es posible que pienses que la solución es darle agua, sin embargo, es algo que salvo que su pediatra te indique debes evitar. Ten en cuenta que con la lactancia a demanda se cubren no solo sus necesidades de hidratación, sino que también le aporta todos los nutrientes que son esenciales en su dieta. Si le das agua, el niño no demandará tanto pecho y solo estará saciado e hidratado, pero no se estará alimentando.

Es decir, cambiar una toma o parte de una toma por agua no le aporta los nutrientes que precisa. Los bebés se regulan muy bien y si les ofreces el pecho a demanda tendrán la hidratación adecuada.

Mientras mantengas la lactancia materna es bueno ofrecer el pecho a demanda. El niño en verano se puede sentir con menos energía y no pedir comer tantas veces, para evitar que se deshidrate estimula que quiera tomar más pecho que cuando no hace tanto calor.

En principio un bebé alimentado con leche materna no necesita agua, porque básicamente la leche es casi en un 90 % agua, por lo que tu pequeño obtiene la cantidad que necesita de líquido.

¿Cuándo le puedes ofrecer agua a tu bebé?

No es probable que tu pediatra te diga que le des agua a tu hijo antes de los seis meses, porque insistimos en que la leche es básicamente agua y sirve tanto para hidratar como para nutrir.

Una vez que inicias la alimentación complementaria sí puedes ofrecer al pequeño agua. Si el bebé sigue con la lactancia, es probable que rechace esta bebida porque con tu pecho ya notará que se sacia su sed.

En este caso, también puede ocurrir que si le das mucha agua no quiera tanto pecho y pierda nutrientes. Aunque no parece fácil, tu instinto como madre te ayudará a discernir cómo actuar. Por supuesto, también consultar todas las dudas que te puedan surgir sobre este tema y sobre cualquier otro a su pediatra.

Está claro que la lactancia materna a demanda en verano sigue siendo muy importante, así que no dejes de darle este regalo a tu bebé.

 

Puedes leer también: Alimentación complementaria

 

Banner extractor de leche haakaa
Abrir chat
Haakaa responde
¡Hola! ¿Dinos cómo podemos ayudarte desde Haakaa?