¿Conoces la técnica dedo-jeringa o finger feeding?

En ocasiones, la llegada del bebé y/o el inicio de la lactancia, no sale como pensábamos y nos encontramos con trabas que dificultan el agarre del bebé al pecho, o situaciones que implican una alimentación o suplementación del bebé con leche materna extraída o leche artificial. ¿Cómo solucionar estos problemas de lactancia materna?

Hace unas décadas, la opción en estos casos era directamente el uso del biberón para estos casos, pero poco a poco otras formas de hacerlo, como los relactadores, los vasitos de silicona o la técnica dedo-jeringa, van ganando terreno.

Este tipo de técnicas tienen en común, interferir lo menos posible en la forma en la que el bebé succiona, y evitar el uso de tetinas de forma prematura, para que, cuando sea posible, el bebé pueda volver a mamar del pecho de su madre con éxito.

Depende cual sea el caso que nos acontece, podemos usar unas u otras técnicas, en este artículo nos vamos a centrar en la técnica dedo-jeringa o finger feeding. Es una técnica, sencilla de realizar y económica.

¿Cómo realizo la técnica?

La madre o la persona que en ese momento vaya a alimentar al bebé, puede estimular con el dedo las comisuras de la boca y el labio superior (para activar el reflejo de búsqueda) y procede a introducir el dedo en la boca del bebé, es importante no sobrepasar el primer tercio de la lengua, y apoyar ligeramente el dedo entre la lengua y el paladar. Una vez lo tenemos introducido, notaremos que el bebé ha activado su reflejo, y comienza a realizar movimientos de succión, podemos introducir levemente la jeringa en la comisura (encima del dedo si es jeringa curva) e ir administrando pequeñas cantidades de leche, según observemos que el bebé la va tragando, lentamente.

Si pretendemos hacer lo mismo, pero sin introducir el dedo, el probable, que el bebé no active el movimiento de succión de la misma manera, y es más probable que la leche se salga de la boca, o se atragante.

¿Necesito un material especial?

No, si la persona que lo va a realizar, no es uno de los padres del bebé, se necesitarán guantes. Además, necesita una jeringa sin aguja (puede ser de las normales, o curvada, o bien utilizar un pequeño adaptador de silicona).

¿En qué casos se recomienda usar esta técnica?

El dedo-jeringa, es cómodo, sobre todo cuando necesitamos una suplementación en un bebé pequeño, que aún no toma grandes cantidades (porque manejar jeringas pequeñas es más cómodo, y así no necesitamos rellenarla continuamente), pero se puede utilizar en cualquier momento de la vida de un bebé lactante.

Algunos de los casos más comunes en las que se usa son: si ha habido separación de la madre y del bebé, si el bebé no tiene suficiente fuerza para succionar del pecho (sea por el motivo que sea), en bebés muy dormilones que no se despiertan a comer, dolor en los pezones de la madre (esto además precisa ayuda extra para saber que está pasando y reconducir esta lactancia).

¿Qué beneficios tiene?

Realizando esta técnica, evitamos así la posible confusión tetina-pezón, que podría darnos con el biberón, o que el bebé se acostumbre a esta succión y rechace después del pecho de la madre.

Además, estimulamos de forma adecuada la succión natural, y si la suplementación se realiza con leche materna, ayudamos a la madre a mantener su producción de leche.

Si te encuentras es alguna de estas situaciones, comentadas anteriormente, y necesitas realizar esta técnica, no dudes de echar un vistazo a la página de Haaka, donde encontrarás multitud de productos para facilitar tu lactancia, además de una jeringa de alimentación, específica para la suplementación del bebé.

Marta Espartosa

Enfermera pediátrica

También puedes leer:

Todo lo que necesitas para ti y tu bebé con un 10% de descuento en tu primera compra. Consíguelo aquí

Por favor selecciona un producto
Abrir chat
Haakaa responde
¡Hola! ¿Dinos cómo podemos ayudarte desde Haakaa?